fbpx

La adolescencia es una época de cambios y descubrimientos, donde los jóvenes empezáis a explorar vuestra identidad y a establecer relaciones significativas con amigos y parejas. A menudo os encontráis en situaciones difíciles y confusas, ya que estas relaciones pueden ser complicadas y, en algunos casos, incluso tóxicas.

Por eso, es importante que siendo jóven comprendas lo que significa tener relaciones saludables y cómo construirlas. Las relaciones saludables deben basarse en el respeto, la confianza, los valores compartidos, la comunicación abierta y asertiva, entre otros aspectos clave:

Respeto

El respeto mutuo es un componente esencial en cualquier relación amorosa. Esto significa que todas las partes involucradas deben tratarse con dignidad y consideración. Esto incluye escuchar activamente a tu pareja, no hacerle comentarios hirientes ni críticas destructivas, y aceptar sus opiniones y decisiones. ¿Pero más concretamente, en qué nos ayuda el respeto en la construcción de una relación sana? Aquí os dejamos unos ejemplos:

Fomenta la independencia: El respeto mutuo permite a cada persona mantener su identidad y ser independiente dentro de la relación.

Ayuda a construir la confianza:  Respetarse mutuamente permite a cada persona confiar en que el otro le tratará con amor y consideración, lo que fortalece el vínculo emocional.

Promueve la igualdad: Implica que cada persona es tratada con igualdad y dignidad, independientemente de sus diferencias.

Aumenta la satisfacción emocional: Las personas que se respetan mutuamente y trabajan juntas para construir una relación sana y amorosa tendrán una mayor satisfacción emocional.

Confianza

La confianza es un componente clave de cualquier relación saludable. Esto significa que las personas deben ser honestas y transparentes entre sí, y no tener miedo de compartir sus sentimientos, pensamientos y deseos con los demás. Las ventajas de construir una relación en base a la confianza son:

Fortalece el vínculo emocional: La confianza mutua te permitirá ser vulnerable y compartir tus sentimientos, pensamientos y deseos con la otra parte sin temor a ser juzgados o rechazados. Esto ayuda a fortalecer el vínculo emocional entre ambas personas. 

Mejora la comunicación: Permite que ambas personas se comuniquen abierta y honestamente, lo que es esencial para resolver conflictos y mantener una relación sana.

Fomenta el apoyo mutuo: Cuando ambas personas confían el uno en el otro, es más probable que se apoyen mutuamente en los buenos y malos momentos.

Ayuda a superar los desafíos:  Te permite confiar en que el otro siempre está ahí para ayudar a superar desafíos y problemas conjuntamente.

Mejora la autoestima: Tener confianza en una relación os puede ayudar a mejorar la autoestima y la autoimagen de ambos, ya que os sentiréis amad@s y apreciad@s por el otr@.

Valores compartidos

Tener valores compartidos con tu pareja es muy importante en una relación amorosa en la adolescencia por varias razones: 

En primer lugar, al compartir los mismos valores y creencias, os será más fácil entenderos y apoyaros. Tener los mismos valores en el ámbito de la pareja os evitará conflictos y además os ayudará a fortalecer el vínculo emocional.

 

Por otro lado, son fundamentales a la hora de plantear un futuro junt@s ya que los valores influyen en las decisiones importantes que tomamos en la vida, como la educación de los hijos, la religión y la forma en que queremos vivir. Si ambas personas tienen valores diferentes, puede ser más difícil encontrar un terreno común y esto puede generar conflictos y tensiones en la relación.

Comunicación abierta y asertiva

La comunicación es un elemento clave de cualquier relación saludable. La comunicación abierta significa que las personas deben ser capaces de compartir sus pensamientos y sentimientos sin temor a ser juzgadas o rechazadas. La comunicación asertiva, por otro lado, se refiere a la capacidad de expresarse de manera clara y directa, sin ser agresivo ni pasivo. Aquí te dejamos algunas técnicas que podéis utilizar para practicar la comunicación asertiva:

Identifica tus sentimientos: Antes de comunicarte con alguien, es importante que comprendas tus propios sentimientos y necesidades. Esto te ayudará a formular tus pensamientos de manera clara y concisa.

Haz uso del «yo» en las frases: La comunicación asertiva se centra en tus propios sentimientos y necesidades, por lo que es importante hacer uso de «yo» frases en lugar de culpar o acusar a los demás. Por ejemplo, en lugar de decir «Tú eres una mala persona por hacer eso», puedes decir «Me siento herido cuando haces eso».

Haz uso de afirmaciones positivas: La comunicación asertiva también implica el uso de afirmaciones positivas. En lugar de enfocarte en lo negativo, trata de expresar tus pensamientos y sentimientos de una manera positiva y constructiva.

Escucha activamente: La comunicación asertiva también implica la habilidad de escuchar activamente. Escucha con atención a la otra persona, haz preguntas para aclarar tus dudas y muestra empatía.

Mantén una postura corporal abierta: Tu postura corporal puede influir en la forma en que te comunicas con los demás. Mantener una postura abierta, con los hombros hacia atrás y la cabeza en alto, te ayudará a comunicarte de manera más asertiva.

Desde Wavekup te animamos a poner en practica estos consejos para lograr disfrutar de una relación constructiva en pareja que te hará feliz.

itinerario de orientacion vocacional para adolescentes saber que estudiar
itinerario de orientacion vocacional para jovenes saber que estudiar o en que trabajar